Parto humanizado: un retorno del protagonismo de la mujer embarazada

loading...

La palabra está en boca de muchos médicos, enfermeras, hospitales, mujeres embarazadas, etc., pero no siempre se interpreta de la mejor manera.

Esto porque, en primer lugar, es necesario entender que el parto humanizado no es un tipo de parto (como la cesárea o el parto normal). Mucha gente piensa erróneamente que el parto humanizado es definido por detalles externos, por ejemplo, el uso de agua en la bañera, intensidad de la luz, la presencia de la pareja, etc. Pero, de hecho, no existen reglas, la humanización del parto es un concepto (especialmente acerca de la restitución del protagonismo de la mujer al momento de nacimiento de su bebé).

Después de todo, ¿qué es el nacimiento humanizado?

El parto humanizado no es un tipo de parto, sino un término que describe el regreso de las prácticas humanas, desde el nacimiento hasta la recepción del bebé, y el posparto. Humanizar el parto es devolver el papel de la mujer, y recordar que la mujer como un ser humano tiene sus instintos y que el parto es un proceso fisiológico y no algo que siempre requiere de intervenciones.

El mejor parto es donde la mujer confía en los que están a su alrededor, sintiéndose respetada en este momento y donde las intervenciones son hechas solamente cuando son necesarias. En este proceso la mujer acostumbra ser atendida por un equipo multidisciplinario, los cuales son profesionales con la más moderna y actualizada información en términos de evidencia científica en la atención obstétrica.

¿Cómo acostumbra ser hecho un parto humanizado?

Recuerde que no existe una “receta preparada”, humanizar el parto no es seguir un conjunto de reglas. La premisa es que cada caso es diferente, cada mujer debe ser respetada en sus particularidades.

Pero, en general,  los puntos fundamentales sobre la preparación, el parto y el posparto.

loading...
  • Prenatal:Es importante tener un buen cuidado prenatal, de modo que haya seguridad en la toma de decisiones y ser capaz de determinar el buen desarrollo de la atención. La mujer que busca una atención humanizada conoce la importancia de un buen seguimiento del embarazo.
  • Exámenes y consultas:Un profesional humanizado no acostumbra pedir exámenes innecesarios, pero saben avalar cuando un necesita mayor investigación.
  • Preparación de la gestante:Muchas mujeres sienten que se están preparando para un parto humanizado al hacer yoga o algún tipo de actividad (lo cual es bueno para el embarazo), pero esto no es suficiente para garantizar un parto normal respetuoso. La preparación principal se encuentra en la búsqueda de información, grupos de apoyo, doulas y la elección de un profesional con experiencia en este ámbito.
  • Postparto:El posparto de quien tiene un parto humanizado no es necesariamente diferente a otros posparto, sin embargo, es más común para estas mujeres, porque ya están en un movimiento de cuestionamiento y buscando informaciones diferenciadas, están más comprometidas a dar de lactar y, a menudo toman decisiones que están más allá del sentido común con respecto a criar a los bebés.

Las ventajas de un parto humanizado

Un parto que es hecho de la forma más natural posible, sin o con mínima intervención, la mujer acaba sintiendo parte del proceso. Está más presente, participa en el nacimiento del bebé, que es un momento muy importante para ella. Esto favorece el vínculo de la madre y el bebé. Es un buen comienzo para la relación madre e hijo(a).

Las ventajas de nacimiento humanizado son:

  1. Llevar el resto de su vida, en cada aniversario de su hijo (a) el recuerdo de un día que fue muy especial, sin sufrimiento, rodeado de amor y respeto.
  2. Es dar lo mejor de sí, y buscar lo mejor para su bebé. Es someterse a menos riesgos y tener más beneficios.
  3. Es tener más probabilidades de un nacimiento saludable, un bebé respetado y traído al mundo rodeado de cariño.
  4. Es no tener su cuerpo sometido a dolores innecesarios y procedimientos invasivos, es la confianza de ofrecer lo mejor (y que garantiza más salud) para su hijo y para ella misma.

¿Cuál sería la ventaja de un parto NO humanizado? ¡Ninguna! Todo nacimiento debe ser humanizado, no deberíamos tener que lidiar con la violencia en ese momento tan especial y delicado. Todo parto debería ser actualizado, con los profesionales que buscan salud y están bien fundamentados en sus prácticas. Todo parto debería ser celebrado con amor y respeto a la autonomía y la individualidad de cada mujer.

loading...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *